Puebla

Nos arriesgamos o no comemos, dicen en Atlixco

Atlixco, Puebla.-Junio 1 del 2020.- Con ayuda seleccionada para “los elegidos”, sin que los Gobiernos cumplan con la obligación de atender las necesidades básicas de la población más pobre en el momento de mayor riesgo de contagio por Covid-19, comerciantes como Doña Paula Santamaría Martínez, no tienen otra opción más que salir a las calles y correr el riesgo “o nos moriremos de hambre con nuestras familias”, lamentó preocupada.

Madre de una hija y abuela de tres nietos en edad temprana que también dependen económicamente de ella, con un esposo con discapacidad y sin posibilidad de trabajar por el momento, Doña Paula sale todos los días a ganarse el día a día en su humilde puesto de memelas frente al parque del Ahuehuete, todos la conocen y le recomiendan estar en casa, cuidarse y cuidar de los suyos, pero solo responde que “no se puede, sino vendo, no tenemos para la renta, para la luz y ni para comer”, que es la realidad que viven muchos comerciantes, campesinos y trabajadores en Atlixco,  quienes han perdido la esperanza de recibir alguna despensa o ayuda en esta fase 3 de mayor riesgo y que pone en peligro la salud de millones de mexicanos.

“Salgo a trabajar por no por gusto, sino por necesidad y vendiendo saco para la comida y algo para los gastos”, revela y nos comparte que sueña con juntar dinero para comprar un refrigerador y guardar sus productos con que prepara su venta de memelas todos los días.

Sin que la difícil situación por la que atraviesa la haga caer de ánimo, doña Paula solo pide tener mucha clientela y poder sacar el sustento diario, lo que costará mucho esfuerzo porque a pesar de su humilde condición, no deja de regalar comida a quien pasa y ve necesitado, sin importar que ahí se vaya su poca ganancia. “Ya vendrán tiempos mejores”, nos dice optimista y pide a las autoridades que “volteen los ojos a los pobres y dennos la ayuda que tanto necesitamos, no podemos quedarnos en casa o no comen ni las criaturas”.