Nacionales

Turistas se divierten en las playas Suave y Hornos; no importa que no estén limpias, dicen

Acapulco, Guerrero.- 15 de julio 2019.-(El Sur).- Turistas y residentes se bañaron en las aguas de playa Suave y Hornos, dos de las tres que aún tienen etiquetas de no aptas para recreo, por los niveles de enterococos que registraron en el monitoreo publicado por la Comisión Federal para Riesgos Sanitarios (Cofepris) en su página de internet.

El lunes 8 de julio, la Cofepris publicó los resultados de monitoreo hecho a las playas de Acapulco entre el 10 y 17 de junio, en el cual se detalla que cinco no son aptas para uso recreativo, entre ellas Suave, Hornos, Manzanillo, Caletilla y Carabalí. De éstas dos últimas se informó, el pasado jueves, que como resultado de un nuevo estudio resultaron limpias.

Los resultados de la calidad del agua no detuvieron a los visitantes, que no dudaron en meterse al mar para refrescarse a pesar del oleaje intenso que había por el fenómeno Mar de Fondo; “mejor no saber esa información, así uno disfruta y ya”, comentó Adriana, de la Ciudad de México, al preguntarle si conocía los resultados de la Cofepris.

Etel Téllez llegó con su familia a la playa Suave desde Tequesquitengo. En lugar de regresar a su casa en Ecatepec, Estado de México, decidieron viajar a Acapulco para que Niche, su cachorra de un año de edad, conociera el mar.

“Sí sabemos cómo están las aguas, contaminadas, esa una nata de mugre, pero aquí estamos metidos, mientras no terminemos con una enfermedad en la piel pues seguiremos viniendo”, comentó.

Debajo de una palapa estaba el resto de su familia viendo cómo los más pequeños entraban y salían del mar jugando con las olas.

Berenice Hernández decidió ir con sus hijos a la playa Hornos para pasar la tarde del domingo. Ella también está enterada de los resultados del monitoreo de aguas que indican que dicha playa no es apta para uso recreativo, pero para ella el oleaje es tranquilo y la consideró segura para sus niños.

“Venimos con miedito de que te vaya a salir una infección o algo, pero de todas maneras venimos, eso de las playas contaminadas es con lo que Acapulco batalla todos los años”, indicó.

No todas las sombrillas y toldos de las playas Suave y Hornos estaban llenos, pero sí se vieron visitantes que las eligieron para pasar, en algunos casos, el último día de su visita al puerto, que inició el viernes y concluyó ayer.

En la orilla de ambas playas se puede ver una franja café que contrasta con el azul del resto del mar; debido al oleaje intenso por el fenómeno Mar de Fondo el agua llega hasta la salida del canal de Aguas Blancas y no se nota el escurrimiento constante de agua que sale.

Ni en la playa Suave ni en Hornos había letreros en los que se informara de los niveles de enterococos.