Nacionales

Mentira que baje, hay mayor corrupción

CIUDAD DE MÉXICO.— Mayo 31 del 2020.-(Agencias  / Foto especial).-La Encuesta Nacional de Calidad de Impacto Gubernamental (Encig) del Inegi reveló que las víctimas de actos de corrupción en la prestación de servicios básicos se elevó 7.5% entre 2017 y 2019.

Este indicador señaló que la tasa de prevalencia de corrupción pasó de 14 mil 635 víctimas por cada 100 mil habitantes en 2017 a 15 mil 732 en 2019.

El mayor porcentaje en experiencias de corrupción se registró en el contacto con autoridades de seguridad pública con 59.2% de los casos; seguido de los trámites relacionados con permisos de uso de suelo, demolición o construcción, solicitudes de constancias de libertad de gravamen u otros trámites en el Registro Público de la Propiedad con 25 por ciento.

Estas cifras expresan tanto la relación de personas afectadas, como las experiencias de corrupción registradas en trámites, pagos y solicitudes de servicios públicos, así como otro tipo de contactos con servidores públicos en áreas urbanas.

El costo total en 2019 a consecuencia de la corrupción en la realización de trámites o solicitudes de servicios públicos y otros contactos con la autoridad fue de $12,770 millones, equivalente a $3,822 por persona afectada. El mayor costo provino de trámites educativos.

La encuesta del Inegi también reveló que se duplicó la confianza de la ciudadanía en el gobierno federal, con lo cual éste se colocó por encima de los otros dos órdenes de gobierno, el estatal y el municipal.

El presidente Andrés Manuel López Obrador aceptó que los actos de corrupción todavía se dan “abajo”.

“Hay algo también de eso, que vamos de arriba para abajo, como se barre las escaleras y abajo todavía hay extorsión y gobiernos locales que todavía siguen sin entender que esto ya cambió, por más que les mandó telegramas avisándoles: situación cambió, cero corrupción, cero impunidad, ten cuidado no vayas a terminar en el bote. Les mando los telegramas, pero a veces me escuchan, lo más importante es evitar la corrupción”.

Por su parte, el organismo no gubernamental Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) hizo un análisis de los resultados de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental 2019, que incluye datos sobre la percepción de la corrupción, la desconfianza en el gobierno, el costo de los sobornos durante 2019.

El día de la publicación, 21 de mayo, la Secretaría de la Función Pública (SFP) emitió un comunicado en el que se destacaba que la confianza de la ciudadanía en el gobierno federal se había duplicado en el primero año de su gestión, y que la percepción de corrupción habría caído 20 puntos entre 2017 y 2019. Su titular, Irma Eréndira Sandoval, publicó además en su cuenta de Twitter que el gobierno federal habría sido el más honesto de los tres órdenes de gobierno durante 2019, en opinión de los mexicanos.

Cuestionamientos

Ante cuestionamientos de la prensa sobre si realmente había disminuido la corrupción, el presidente López Obrador reconoció el 22 de mayo que la corrupción en los gobiernos locales aún persistía pero que él ya había mandado el mensaje: “cero corrupción, cero impunidad, ten cuidado no vayas a terminar en el bote”.

MCCI hizo el siguiente comentario: “¡Como si sólo por el discurso —amenazante, sin duda, o por el ejemplo— la corrupción desapareciera de la vida cotidiana!”.

Y luego preguntó: ¿Hubo realmente menos corrupción en 2019?

“Medido como porcentaje, la percepción de corrupción en ventanillas públicas no disminuyó desde la última medición de la Encig. Tanto en 2017 como en 2019, 62% de las personas consideran que existe corrupción en los trámites que realizó durante el año. En sintonía con los datos de una encuesta realizada por MCCI Y Reforma en marzo 2020, los datos de la Encig indican que la percepción de corrupción no disminuyó”.

“Es decir, la gente sigue creyendo que la corrupción persiste en su contacto con el gobierno”.

No es menor que la percepción de corrupción permanezca igual. Tal como lo mencionaba el presidente, debido a que los trámites por servicios públicos involucran a los gobiernos estatales o municipales, la mayor parte de la extorsión en ventanilla es cometida por funcionarios de los gobiernos locales. Sin embargo, es posible que ésta sea la corrupción que más afecta a la gente, pues es la que tiene que pagar de su bolsillo.

Además, el porcentaje de personas que, según la ENCIG, fue víctima de un acto de corrupción al realizar un trámite personalmente, aumentó en 7.5%, pasando de 14.6% en 2017 a 15.7% en 2019.