Columnistas

Coronavirus y polarización social

(Por: Diego Petersen / El Informador Jalisco)

El Coronavirus o COVID-19, como le llaman ahora elegantemente al bicho de moda, ha puesto los pelos de punta a muchos, y no es para menos, pues se trata de un virus altamente contagioso, aunque afortunadamente con una letalidad inferior a otros que hemos conocido. El problema no es el virus, ni siquiera el sistema de salud, el problema somos nosotros, los ciudadanos de a pie y eso es mucho más complicado. Me explico.

Como parte de la polarización en la que ha entrado nuestro país, hay al mismo tiempo una, por momentos irresponsable, displicencia del Presidente a la situación. Por el otro lado, hay una insoportable exageración de los enemigos del Presidente sobre el sistema de salud. Hay datos ciertos en ambos lados. No debemos entrar en pánico por un virus, lo que debemos hacer es ponernos a hacer lo que hay que hacer. También es cierto que  las prisas de la autodenominada 4T, producto de los cambios que se quieren implementar, tienen al sistema de salud nacional en un estado de debilidad mayor. Vamos a enfrentar una posible epidemia con muchos novatos al frente de las instituciones, con sistemas de abasto rotos por decisiones de combate a la corrupción y cuyo restablecimiento es el gran reto del sector salud. Pero el sistema ahí está con el mismo equipo de médicos y enfermeras, con la experiencia acumulada de años de gente capacitada y profesional.

Pero, como han dicho los expertos en todo el mundo, la batalla contra una epidemia no se libra ni se gana en los hospitales sino en la sociedad. Contenerla depende mucho más de lo que hagamos los ciudadanos que haga el gobierno y en eso tenemos una ventaja y una desventaja frente a otros países del mundo. La ventaja es que hace apenas 11 años tuvimos la experiencia de la epidemia de influenza H1N1 y los hábitos de prevención son exactamente los mismos. Lavarnos las manos permanentemente, no tocarnos la cara, usar tapabocas de ser posible, no saludar de mano, estornudar tapándonos la boca con la parte interior del codo, usar geles antibacteriales, no compartir artículos de uso personal (cubiertos, pañuelos, toallas, etcétera).

La desventaja es que nos toma en un momento de polarización tal que de ambos lados se difunde información falsa y alarmante que de nada sirve de cara a una contención eficiente, por el contrario, genera incertidumbre, compras de pánico y resta credibilidad a las instituciones. Lo primero, pues, que tenemos que hacer como mexicanos de cara al Coronavirus es no difundir información que no sea estrictamente la que tiene que ver con prevención, el resto, los ataques de “los fifís” al gobierno o de “los chairos” a los laboratorios solo genera incertidumbre y eso infecta también la economía.

Vamos todos tomándonos una chela (Corona en honor al bicho o de la que quieran) bajémosle a la polarización, colaboremos con las autoridades, hagamos lo que nos toca y ya habrá tiempo de seguirnos peleando después del virus. Salud (en todos los sentidos de la palabra).

(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)