Columnistas

Es el poder, es el poder, es el poder...

(Por: Salvador Camarena / El informador Jalisco)

Como Presidente de la República, a Andrés Manuel López Obrador solo le interesa el poder.

Se posiciona frente a los temas de la agenda, reacciona ante los cuestionamientos de la prensa, contesta a las críticas siempre a partir de un cálculo maniqueo: ¿cuánto poder gano, cuánto poder pierdo, si digo esto o lo otro?

Ninguna otra consideración vale. Ni la verdad, ni la armonía social, ni el qué dirán, ni el juicio de sus colaboradores, ni el respeto a las normas, a la memoria o a las instituciones. Lo único que le mueve es ganar/retener el poder. Nada más.

Por ejemplo ayer lunes, cuando en Palacio Nacional hizo un juego de palabras para ensuciar la marcha de las víctimas, sin empoderar a Sicilia y sus compañeros.

“Esas organizaciones no están pidiendo que se investigue a fondo cómo el secretario de Seguridad Pública de Calderón estaba involucrado con la delincuencia, ese señor que está detenido en Nueva York, García Luna, ¿o escucharon ustedes algo de eso o han escuchado algo sobre García Luna?”.

“Entonces, padecen amnesia y todo lo empiezan a ver -como que hasta ahora están abriendo los ojos- a partir de que llegamos nosotros. Guardaron silencio, callaron como momias”, se atrevió a asegurar el Presidente López Obrador.

Cuando un reportero le cuestionó: “¿Se refiere a Javier Sicilia?, ¿a los organizadores de la marcha de ayer (domingo)?”, AMLO se zafó sin elegancia. “Me refiero a los que actúan de esa manera, ya lo demás es asunto de ustedes, o sea, investíguenlo. O sea, a quienes son los que no han denunciado los crímenes, la política de desaparecidos que se implantó, los que ahora gritan como pregoneros y callaron como momias”, contestó.

La verdad es una y la sabe todo mundo. Las cabezas visibles de la marcha del domingo llevan sexenios con un rechazo público, argumentado y democrático a las políticas contra la violencia, y no pocos de sus protagonistas, incluido a García Luna.

Esa verdad no le importa al Presidente López Obrador. Ni esa ni otras. Pero en este caso, hará lo necesario, mediáticamente hablando, en su intento por socavar la autoridad de quienes le podrían restar ascendiente o margen de maniobra, de quienes pudieran constituirse en contrapeso.

Así que antes que nada y como siempre, en esta primera batalla por el poder la verdad saldrá vapuleada. El Presidente de la República mentirá para no dejar que el poeta y sus compañeros ganen terreno.

Pero habrá otras bajas: la calidad de la convivencia democrática se pudrió un poco el domingo cuando un grupo de choque obradorista insultó a víctimas. Hay gente que se siente indignada ante tanta vileza, es cierto, pero no se puede descartar que habrá quien caiga en el garlito y crea que sí hay quien pretende descarrilar al tabasqueño. ¿Cuánto vale la memoria de una víctima cuando de lo que se trata es de resucitar el peor presidencialismo mexicano?

Esa es la lección del domingo. Hay un bando que sigue fijo en el modo guerrero que desarrollaron desde 2004 para resistir los videoescándalos y el antidemocrático desafuero.

Los comicios del año pasado no significaron una nueva etapa, ni la transfiguración de un opositor en un Jefe de Estado. No, el poder será usado desde Palacio Nacional fundamentalmente para fortalecer a la tribu que durante 30 años caminó por el desierto.

A sabiendas de que seis años es poco tiempo para instalar un nuevo entramado en la administración, y conscientes de que la pugna intestina de Morena puede complicar aún más la creación de lo que imaginan como un nuevo régimen, para el Presidente nada será más importante que ocupar todo espacio de poder de aquí al 2024. Cualquier cesión constituye el peligro de más merma. No se lo va a permitir.

De ahí que veremos a AMLO mentir sobre Sicilia, desdeñar a las víctimas, sacarse de la manga “otros datos”, desempolvar el petate conservador o neoliberal, según venga al caso, y tratar de asfixiar todo liderazgo emergente.

Imposible saber si eventualmente se sentirá lo suficientemente firme para dejar de arrasar con órganos autónomos u opositores a sus políticas. Pero no se ve cerca ese día. Para nada.