Solo Para Mujeres

Dice un estudio que comer carne roja procesada no provoca cáncer ni enfermedades La Organización Mundial para la Salud (OMS), así como organismos en Estados Unidos, Reino Unido, recomiendan reducir el consumo de carne roja procesada, pero recientemente un

La Organización Mundial para la Salud (OMS), así como organismos en Estados Unidos, Reino Unido, recomiendan reducir el consumo de carne roja procesada, pero recientemente un nuevo estudio indicó que evitar comer carne roja procesada no produce ningún beneficio significativo para la salud y además no provoca cáncer ni enfermedades.

Este estudio ha escandalizado a la comunidad científica, ya que además sugiere que no hay evidencia estadística sólida, pues aseguran que no existen pruebas de una relación causal entre la ingesta de dicho alimento y enfermedades cardiometabólicas o cáncer.

Esta investigación fue publicada en la revista Annals of Internal Medicine, donde los autores recomiendan a personas mayores de 18 años continuar con su consumo cotidiano de carne roja procesada, es decir de tres a cuatro veces por semana.

Dicha recomendación se basa en 12 pruebas en las que participaron 54 mil personas en total. A partir de los resultados, los autores concluyen que no hay evidencia contundente que demuestre que reducir el consumo de carne provoque una mejora estadísticamente significativa en la salud.

Cabe mencionar que algunas organizaciones dedicadas al estudio de la salud han mostrado no estar de acuerdo con la investigación de Annals of Internal Medicine.La Escuela de Salud Pública de Harvard hizo una serie de críticas significativas a la investigación.

De acuerdo con Harvard, las nuevas guías contradicen la evidencia proporcionada por sus propios metanálisis, de tal manera que dañan la confianza de la gente en los estudios científicos y sus conclusiones son “abstractas”.

Importante

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, en 2014, un comité asesor internacional que se reunió y recomendó que la carne roja y la carne procesada fueran consideradas de alta prioridad para su evaluación por el Programa de Monografías del CIIC. Esta recomendación se basó en estudios epidemiológicos que sugerían que los pequeños aumentos en el riesgo de varios tipos de cáncer podrían estar asociados con un alto consumo de carne roja o de carne procesada.

La Organización Mundial para la Salud (OMS), así como organismos en Estados Unidos, Reino Unido, recomiendan reducir el consumo de carne roja procesada, pero recientemente un nuevo estudio indicó que evitar comer carne roja procesada no produce ningún beneficio significativo para la salud y además no provoca cáncer ni enfermedades.

Este estudio ha escandalizado a la comunidad científica, ya que además sugiere que no hay evidencia estadística sólida, pues aseguran que no existen pruebas de una relación causal entre la ingesta de dicho alimento y enfermedades cardiometabólicas o cáncer.

Esta investigación fue publicada en la revista Annals of Internal Medicine, donde los autores recomiendan a personas mayores de 18 años continuar con su consumo cotidiano de carne roja procesada, es decir de tres a cuatro veces por semana.

Dicha recomendación se basa en 12 pruebas en las que participaron 54 mil personas en total. A partir de los resultados, los autores concluyen que no hay evidencia contundente que demuestre que reducir el consumo de carne provoque una mejora estadísticamente significativa en la salud.

Cabe mencionar que algunas organizaciones dedicadas al estudio de la salud han mostrado no estar de acuerdo con la investigación de Annals of Internal Medicine.La Escuela de Salud Pública de Harvard hizo una serie de críticas significativas a la investigación.

De acuerdo con Harvard, las nuevas guías contradicen la evidencia proporcionada por sus propios metanálisis, de tal manera que dañan la confianza de la gente en los estudios científicos y sus conclusiones son “abstractas”.

Importante

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, en 2014, un comité asesor internacional que se reunió y recomendó que la carne roja y la carne procesada fueran consideradas de alta prioridad para su evaluación por el Programa de Monografías del CIIC. Esta recomendación se basó en estudios epidemiológicos que sugerían que los pequeños aumentos en el riesgo de varios tipos de cáncer podrían estar asociados con un alto consumo de carne roja o de carne procesada.