Solo Para Mujeres

Las personas que crecen con al menos una hermana son más felices y mentalmente fuertes

(Escrito por Karen Hernández).-Desde que nacemos, los hermanos estamos expuestos a pasar mucho tiempo juntos y conforme crecemos, vamos forjando lazos únicos con ellos.

Aunque quizá creas que tu hermana es la persona más molesta por tomar tu ropa sin permiso o por usar su encanto para ser el centro de atención de tus padres cuando eran niñas pero según estudios, crecer con al menos una niña en la familia hace que seas más fuerte y optimista-

Los investigadores creen que las hijas unen a sus seres queridos y las alientan a comunicar sus emociones de manera más efectiva. De acuerdo con Tony Cassidy, profesor de Salud Infantil y Familiar de la Universidad de Ulster, realizó un estudio con investigadores de la Universidad De Montfort en Leicester, en el que asegura que tener una hermana ayuda a promover una buena salud mental.

"Las hermanas parecen alentar una comunicación más abierta y la cohesión en las familias. Sin embargo, los hermanos parecen tener el efecto alternativo. La expresión emocional es fundamental para una buena salud psicológica y tener hermanas promueve esto en las familias", explica.

Según los hallazgos, las niñas que tenían hermanas también tendían a ser más independientes y entusiastas con sus deberes. Especialmente cuando se trata de familias con padres divorciados, las hermanas demostraron un mayor apoyo hacia los suyos, mientras que los hermanos se mostraron más alejados.

"Podría ser que los niños tengan una tendencia natural a no hablar de cosas", dijo. "Con los niños juntos se trata de una conspiración de silencio para no hablar. Las niñas tienden a romper eso".

El estudio encuestó a 571 adultos jóvenes, con edades comprendidas entre 17 y 25 años, sobre la composición de sus familias y su bienestar emocional. Solo los niños tendieron a obtener puntajes en el rango medio por felicidad y optimismo. Liz Wright, coautora del estudio, agregó que usualmente los niños tienen mayor comunicación fuera del hogar.

Crecer con una o más mujeres en la familia siempre supone una serie de peleas y rivalidad casi inevitables. Sin embargo, entre hermanas, hay algo significativo que es pasar por diversos ciclos de maduración femenina, donde se puede aprender las unas de las otras