Cómo lucir en verano una piel sin estrías

Cuando se acerca el verano solemos ponernos manos a la obra para tratar de lucir ideales. Escogemos ropa estival de moda, intentamos tener el cuerpo bronceado y una silueta definida, el cabello sedoso y brillante y, por supuesto, una piel bonita y bien cuidada que se vea tersa y sin estría alguna.

Has leído piel sin estrías en verano? ¿Eso es posible? ¡Por supuesto que sí! Checa todos y cada uno de los consejos que vamos a darte y sabrás cómo lucir en verano una piel sin estrías. No pierdas el tiempo que, si quieres hacerlo bien, tendrás que empezar ya mismo. ¡Vamos allá!

Qué son las estrías?

Las estrías son unas cicatrices o marcas de pequeño tamaño que se producen cuando se rompen las fibras elásticas de la piel. Hay pieles que tienen poca flexibilidad y son más propensas a las estrías y otras que tienen mucha flexibilidad y aguantan los cambios mucho mejor. Sin embargo, todas ellas están expuestas a las estrías, sobre todo cuando se producen cambios bruscos en el cuerpo como subidas o bajadas de peso, o falta de hidratación constante.

Podemos diferenciar entre dos clases de estrías: las rojas o nuevas, y las blancas o viejas. Las primeras son fáciles de tratar, el mayor inconveniente que tienen es que su color rojizo las hace muy visibles. Las segundas, las blancas o viejas, no se pueden eliminarse a la primera de cambio, o no se pueden borrar al menos con métodos convencionales, pero se pueden ocultar fácilmente y hacer que parezcan prácticamente invisibles. Suena bien, ¿verdad? Cuando llega el verano a todas nos gusta poder presumir de una piel sedosa, hidratada y sin estrías, es decir, una piel que se vea bonita porque está cuidada perfectamente bien. Querida amiga, esa es la clave que te va a dar la respuesta para evitar o disimular las estrías en la medida de lo posible: tener la piel bien cuidada. Pero NO vale hacerlo como si se tratara de una operación bikini de última hora, para lograr el efecto deseado tendrás que seguir estos tips todos los días del año. La hidratación es la base de todo, si no cuidas tu piel o lo haces solo cuando llegan los días de sol, tu piel estará castigada, seca y muy deshidratada. La clave está en hidratar la piel cada día y hacerlo por la mañana y por la noche usando una crema de calidad que sea acorde al tipo de piel de cada una. Seguir esta rutina de belleza no te llevará más de unos minutos y te dará mucho a cambio.

Con esto de la hidratación también nos referimos a que bebas mucha agua, en verano más, claro que sí, pero también el resto del año. Si estás bien hidratada por dentro también lo estarás por fuera y eso se nota en la piel, que estará mucho más preparada para aguantar los