Exembajador de India en México revive la gloria diplomática

CIUDAD DE MÉXICO.- Septiembre 25 del 2020.-(Exonline/VERONICA MONDRAGON).-La carrera diplomática del exembajador de India en México, Pascal Alan Nazareth, fusiona las enseñanzas de Mahatma Gandhi, el Bosque de Chapultepec y momentos clave en la historia de México de finales del siglo XX.

Así quedó registrado en sus memorias, tituladas A ringside seat of History (En la primera fila de la historia), publicadas el 1 de septiembre pasado, con la firma en Bangalore, en el sur de India.

Uno de sus 14 capítulos está dedicado a su estancia en nuestro país, a donde el embajador llegó a una casa cerca del bosque del poniente de la ciudad: “una bendición para una ciudad contaminada”, con la suerte de que muy cerca se erige la estatua de Gandhi.

El fragmento, titulado La Magia de India en México, relata los 19 meses de servicio que pasaron entre 1992-1994, una de las misiones más cortas en su carrera.

Presentó sus credenciales al expresidente Carlos Salinas de Gortari, quien expresó su admiración al líder de la desobediencia civil no violenta.

El diplomático elogió los programas sociales de ese sexenio “un acercamiento gandhiano para combatir la pobreza y lograr la regeneración rural”. Y visitó lugares del sur de México.

Viajó en un helicóptero de seis asientos, en los que viajaban Salinas y el entonces secretario de Educación, Ernesto Zedillo.

Me sentí profundamente agradecido con el presidente Salinas por su invitación y excepcional privilegio”, compartió el también embajador en El Salvador, y Guatemala y alto comisionado para Belice.

El título de su capítulo refirió a una colaboración que la tienda Palacio de Hierro realizó para promover al país en 1993.

Recordó una cena en la Hacienda Los Morales, en la cual entre los anfitriones estaban Luis Donaldo Colosio y su esposa Diana Laura Rojas: “nuestro primer encuentro, y entonces nos hicimos amigos”.

Mientras se discutía la aprobación del TLCAN, fue invitado a una cumbre en Puerto Vallarta, donde habló en español, recordó a Gandhi y su charka (rueca) como la primera arma para la libertad de India, el objeto que revivió industrias.

El exembajador habló del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional y la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio para América del Norte:

El maíz estadunidense entraría a México desde entonces y destruiría su sustento, ellos escogieron ese día para levantarse. El Ejército mexicano los atacó con fuerza por una semana. Mientras las noticias se difundían, multitudes de indígenas se reunieron en Ciudad de México en apoyo a la guerrilla”, revivió.

 

El TLCAN, que había sido considerado una bendición por la élite mexicana, de repente se convirtió en una maldición”.

Tras eso, el gobierno trasladó a embajadores para promover el turismo. En marzo de 1994 fue trasladado a Baja California. “Nuestra memoria quedó marcada por un incidente que ocurrió nueve días después en Tijuana”, compartió.

Se refería al asesinato de Colosio, a manos de Mario Aburto, a quien describió como un hombre de 24 años, empleado de una maquiladora.

Como éramos amigos de Luis Donaldo y su esposa Diana, Isobel y yo quedamos profundamente consternados. Le envié una carta para expresar mis condolencias a la señora Diana a nombre de los dos. Ella me respondió esa carta y aún la conservo”, relató.

Antes de volver a Bangalore, estuvo en San Francisco, Tokio, Seúl, Pekín, Shanghái, Bangkok y Nueva Delhi. “Fue un viaje memorable para terminar mis 35 años de carrera en el servicio exterior”, concluyó