De todo y para todos

Práctica deportes para consumir proteínas magras

Si le gusta practicar deporte de alto impacto, es de suma importancia que lleve una alimentación con cantidades adecuadas de proteínas, carbohidratos y grasas, de modo que logre un mejor desempeño.

Valeria Collado, nutricionista explicó que la dieta de los atletas debe ser diferenciada por el alto gasto calórico y energético que tienen en cada entrenamiento y competición.

“La alimentación va a variar de acuerdo con el tipo de deporte que se realice, por lo que requiere estar calculada para cubrir el consumo calórico que implica el entrenamiento con todos los grupos alimenticios, y el gasto de agua y electrolitos por la sudoración, principalmente la suplementación del sodio y el potasio de acuerdo con las horas de ejercicio y el clima.

Es un pilar básico para el desempeño de un deportista, ya que va a determinar sus niveles de energía, fuerza y concentración durante entrenamientos y competencias, por eso requiere ser cuidadosamente balanceada para cuidar la masa muscular y controlar el porcentaje de grasa, de acuerdo con las exigencias de cada deporte”, resumió.

Collado agregó que por ejemplo el atún, es considerados fundamentales por el aporte de proteína completa y de grasas saludables, al considerarse una carne magra, que ayuda a mantener la salud cardiovascular, y para la recuperación y mantenimiento de la masa muscular.

“Además de todos los beneficios que nos proporciona el atún, el aporte de grasas saludables, principalmente omega 3, nos ayuda a mantener la salud cardiovascular muy importante en deportistas.

Es fuente de proteína completa, es excelente para la recuperacion y mantenimiento de la masa muscular después del ejercicio. Por otro lado, su rápida, versátil y fácil preparación y su practicidad para ser transportado también es un beneficio”, concretó.

Tome nota de lo que necesita en su menú:

Proteínas: favorecen la formación y recuperación de los músculos. Ejemplo: Atún, pollo, pescado, carne, huevos, queso tierno, entre otros. Carbohidratos: son fuente de energía a corto plazo. Ejemplo: frutas, arroz, avena, harinas integrales, pan, entre otros. Grasas saludables: son fuente de energía a largo plazo y colaboran con la producción de algunas hormonas. Ejemplo: semillas, mantequilla de semillas, aguacate, aceites, entre otros.