¿Por qué el mosco negro puede causar encefalitis equina?

MÉRIDA.-Junio 14 del 2020.-(Agencias / Foto referencial).- En 2019, la  Secretaría de Salud de Yucatán indicó que cada vez es más frecuente la presencia del mosco Aedes taeniorhynchus, que puede transmitir enfermedades como la encefalitis equina,  que también afectaría a los humanos.

Ahora, tras las fuertes lluvias ocasionadas por Cristóbal, Yucatán fue invadida por miles de moscos, una gran preocupación para los yucatecos por las enfermedades que transmiten.

En los últimos se han identificado diversos ejemplares en Yucatán del “mosco negro” , una variedad mucho más agresiva que otras como el aedes aegypti o el “culex”.

¿Cómo se transmite el virus que causa encefalitis?

El virus se transmite por la picadura de un mosquito infectado. Los mosquitos se contagian cuando pican aves infectadas.

Ocasionalmente estos mosquitos infectados pican a los caballos, a los seres humanos y a otros mamíferos. El virus que provoca la encefalitis equina se transmite sólo a través de los mosquitos. Las personas y los caballos no transmiten directamente la enfermedad a los caballos o las personas.

Podría causar la muerte

La enfermedad representa un grave riesgo para quien la contrae, ya que puede causar graves secuelas o incluso la muerte.

No existe vacuna contra esa enfermedad, por lo que la mejor manera de prevenirla es evitar que los moscos transmisores te piquen y hasta ahora, por lo menos en Yucatán, no se conoce de ningún caso.

Formas de prevención contra el Aedes taeniorhynchus

Las medidas son simples, mantener limpios las casas y patios de contenedores u objetos que puedan acumular agua o servir de reservorios para las larvas de estos insectos, y reportar a las autoridades encharcamientos o cualquier incidente que consideren pueda ser una amenaza para la salud pública.

Lo anterior porque hay dueños de casas y predios que las abandonan y nunca las limpian, y se han dado casos de sitios que cuentan con estanques y piscinas que se vuelven sitios propicios para provocar un brote epidemiológico.